Saltar al contenido
Los MEJORES TOPS

Beneficios y propiedades de tomar Café

Si usted bebe café a diario, sentirá curiosidad por saber cómo afecta al organismo.

El café ha sido objeto de varios experimentos para evaluar las ventajas y los peligros para el ser humano, ya que es el producto más bebido del mundo (después del agua).

A continuación, repasaremos todo lo que necesitas saber sobre este cóctel relajante, como la cantidad que puedes consumir para aprovechar al máximo sus efectos medicinales sin poner en peligro tu bienestar.

Las diez ventajas del café
Aunque los beneficios del café para la salud siguen siendo discutibles, parece que la comunidad científica ha llegado a la conclusión de que su consumo moderado está relacionado con una menor probabilidad de mortalidad, además de ser útil para nuestra salud.

La cafeína, un estimulante que actúa sobre el sistema nervioso central y tiene una gran capacidad antioxidante, es uno de los muchos compuestos químicos que componen el café.

Estas características repercuten directamente en las ventajas que ofrece, que se mencionan a continuación.

1. Mejora las funciones del pensamiento y favorece el estado de alerta.

Las propiedades calmantes de la cafeína se atribuyen a su potencial para suprimir la actividad de la adenosina, un neuromodulador responsable de controlar la propensión al sueño. En consecuencia, el efecto más significativo de la cafeína es el aumento del estado de alerta.

Como resultado, los procesos cognitivos, incluyendo la memoria y los reflejos, se fortalecen.

2. Aumento de la capacidad física

Muchos estudios han analizado los efectos de la cafeína y otros componentes del café en la eficiencia atlética, especialmente en deportes de alta resistencia o de larga duración (maratón, ciclismo, natación…).

Si bien la cafeína no aumenta la resistencia, está relacionada con un aumento de la resistencia a la fatiga, ya que estimula la actividad de la adrenalina.

Como libera y descompone la grasa corporal en ácidos grasos libres, que nuestro cuerpo utiliza como almacén de nutrición, esta hormona neurotransmisora estimula la digestión y actúa utilizando la energía del tejido graso.

3. Ayuda a la reducción de peso

El café incluye algunos compuestos que permiten que la temperatura del cuerpo aumente, convirtiéndolo en un termogénico normal.

Cuando se toma una taza de café, el metabolismo se acelera para controlar y regular la temperatura corporal. Como resultado, ayuda a la quema de grasa corporal y, como resultado, puede ser un valioso socio en la reducción de peso a largo plazo.

4. Tiene un gran número de antioxidantes.

Los antioxidantes son moléculas que se encuentran en los alimentos y que protegen a las células de los efectos nocivos de los radicales libres.

Son especialmente útiles para el bienestar y ayudan a evitar o retrasar algunas enfermedades degenerativas.

5. Ayuda en el tratamiento de la depresión

La cafeína tiene un impacto en los neurotransmisores del cerebro, haciendo que los transmisores responsables de condiciones como la depresión sean ineficaces, según un informe de la Universidad de Coimbra.

La influencia antidepresiva del café, según este informe, se atribuye al modo en que la cafeína bloquea la adenosina, una molécula receptora situada en el sistema nervioso central.

Los niveles de adenosina en el sistema nervioso central son bajos después de una noche de sueño reparador, aunque aumentan gradualmente durante la vigilia.

Cuando la adenosina se une a sus receptores, induce a la somnolencia, la pérdida de entusiasmo y la falta de control.

La cafeína se adhiere a los receptores de adenosina de la misma manera que la nicotina, pero a diferencia de ésta, no los activa; sin embargo, los bloquea, bloqueando la reacción celular habitual que desencadena la pérdida de energía y la inspiración.

6. Tiene propiedades anticancerígenas.

El consumo de café disminuye en un 18 por ciento la aparición de varios tipos de cáncer, como el de próstata, riñón, hígado, mama, mandíbula, nariz y colon.

Las propiedades anticancerígenas del café se deben a la alta concentración de cafeína, diterpenoides, ácido cafeico, polifenoles, aceites esenciales y moléculas heterocíclicas.

Sin embargo, no todos los tumores actúan de la misma manera. La cafeína y el ácido cafeico, por ejemplo, hacen que las células del cáncer de mama produzcan menos división celular y más muerte celular, neutralizando eficazmente los desencadenantes que las células tumorales necesitan para desarrollarse.

7. Reduce la probabilidad de desarrollar diabetes

La ingesta de café puede ayudar a minimizar la probabilidad de desarrollar diabetes de tipo 2, ya que sus componentes ayudan a potenciar el metabolismo de la glucosa.

Esta forma de diabetes está ligada a la alimentación y, tras muchos ensayos, la comunidad investigadora ha concluido que las personas que beben más café a diario tienen un 50% menos de riesgo de desarrollar diabetes que las que no lo hacen.

La cafeína tiene poco impacto en la sensibilidad a la insulina, según los mismos resultados.

8. Ayuda a prevenir la enfermedad de Parkinson y el Alzheimer

La enfermedad de Parkinson y la enfermedad de Alzheimer son dos de los trastornos neurodegenerativos más comunes entre las personas mayores para los que no existe una cura específica.

Aunque los comportamientos genéticos, ambientales y personales desempeñan un papel, el consumo frecuente y moderado de café está relacionado con un menor riesgo de ambas enfermedades.

Se ha demostrado que el consumo de café disminuye la incidencia de la enfermedad de Alzheimer hasta en un 60%. En lo que respecta a la enfermedad de Parkinson, la disminución varía del 32 al 64%.

La cafeína, que actúa como agente protector de los neurotransmisores neuronales, es la principal responsable de este impacto protector. Dado que el café descafeinado tiene el mismo impacto defensivo que el café con cafeína, pero en menor grado, se supone que otros componentes químicos del café siguen estando implicados.

9. Ayuda a prevenir complicaciones de salud.

La cafeína actúa como vasodilatador, permitiendo que la sangre fluya más libremente en las venas.

La conclusión de varias investigaciones es que su consumo normal y leve no tiene un impacto perjudicial a largo plazo en la presión arterial ni está relacionado con la probabilidad de padecer enfermedades cardiovasculares. Por el contrario, estos hallazgos demuestran que las personas que beben de 3 a 5 tazas de café al día tienen una menor probabilidad de padecer cáncer.

10. Ayuda en los trastornos hepáticos

En las personas con trastornos hepáticos graves, como la cirrosis, el cáncer de hígado o la enfermedad del hígado graso no alcohólico, el consumo de café se ha relacionado con un aumento significativo.

Los pacientes con trastornos hepáticos graves que beben café tienen una menor probabilidad de desarrollar cirrosis y una menor tasa de mortalidad en pacientes con cirrosis, según los estudios. Además, las personas con hepatitis C tienen una mayor reacción al tratamiento.

En consecuencia, debería recomendarse el consumo regular de café en pacientes con algún tipo de enfermedad hepática.

Beneficios y propiedades del café descafeinado

Es probable que suponga que el café descafeinado tiene propiedades y ventajas diferentes a las del café estándar, pero no es así. El único paso por el que pasa esta forma de café es la reducción de una gran cantidad de su material de cafeína.

Sin embargo, hay que tener en cuenta que las ventajas del café van mucho más allá de su material de cafeína.

Tanto el café puro como el descafeinado son productos vegetales naturales ricos en polifenoles (antioxidantes) que ayudan a evitar o reducir el riesgo de algunas enfermedades degenerativas.

En consecuencia, ofrecen ventajas comunes y pueden ser aliados útiles para nuestro bienestar y calidad de vida.

La exposición y la resistencia a la cafeína, en cambio, pueden variar mucho de un individuo a otro.

Mientras que el consumo de café, ya sea puro o descafeinado, puede desencadenar efectos secundarios negativos en las personas sensibles a la cafeína, el café descafeinado puede ayudar en problemas de salud como el dolor intestinal, el reflujo y el insomnio.

En consecuencia, decidir si consumir uno u otro se convierte en un juicio personal que debe tener en cuenta factores de riesgo como el propio sistema digestivo, la eficiencia del sueño y la propensión a la tensión.

¿Cuánta cafeína se puede tomar en un día?

Se trata de una cuestión bastante subjetiva. También hemos demostrado que el consumo moderado de café puede formar parte de un estilo de vida equilibrado para la inmensa mayoría de los ciudadanos.

Sin embargo, la determinación del «consumo moderado» depende de una serie de consideraciones, como la edad, el peso, la sensibilidad a la cafeína, el consumo de medicamentos, la lactancia…

La Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) recomienda que los adultos equilibrados no consuman más de 400 miligramos de cafeína al día, lo que equivale a cuatro o cinco tazas de café, diez latas de cola o dos bebidas energéticas.

Sin embargo, dado que los grados de exposición al impacto de la cafeína y el ritmo con el que el cuerpo la metaboliza varían, este nivel es sólo representativo.

Así pues, los principales indicadores para determinar la cantidad diaria de cafeína que podemos consumir serían vigilar su impacto utilizando el sentido común.

¿Es perjudicial el café?

El consumo de café tiene aspectos positivos y negativos.

Se ha demostrado que una ingesta modesta puede ser útil en las personas más sanas y puede utilizarse en una dieta saludable.

El problema más grave surge cuando el consumo de cafeína es elevado o cuando se es muy susceptible a sus consecuencias. El cafeinismo, una sobredosis caracterizada por inquietud, nerviosismo, taquicardia, arritmias, insomnio, intensificación de la diuresis, contracciones musculares y complicaciones gastrointestinales, puede surgir en estas situaciones e incluso provocar la muerte.

Aparte del cafeinismo, el consumo excesivo de café puede ser perjudicial para la salud, sobre todo si se padecen determinadas enfermedades. Se desaconseja en las siguientes situaciones

  • Hipertensión arterial: En cualquier situación, el plan de acción más seguro es acudir a un profesional de la salud para ver si se debe ingerir exactamente con qué frecuencia.
  • El consumo de café no se prescribe a quienes han sufrido un ataque cardíaco o tienen infartos porque aumenta la posibilidad de arritmias, taquicardias o palpitaciones.
  • Gastritis o úlceras: La cafeína es irritante, pero no es conveniente tomarla si se tienen trastornos digestivos.
  • El café puede afectar al crecimiento del niño y la cafeína puede pasar al bebé por la leche materna durante el embarazo y la lactancia.
  • Palpitaciones: Como la cafeína estimula el sistema nervioso, no está aprobada para las personas que tienen palpitaciones.
  • Suplementos de hierro: El café impide la correcta absorción de este mineral.
  • Aumenta la probabilidad de insomnio, nerviosismo y taquicardia en los niños pequeños.
  • Insomnio o trastornos psicológicos: Puede evitarse en personas muy estresadas que tengan alteraciones del sueño o ansiedad.
  • La cafeína puede interferir en la absorción del calcio, lo que puede provocar osteoporosis.
  • Consumo de medicamentos para la diabetes: No está aprobado para las personas que toman medicamentos para la diabetes porque la cafeína disminuirá su eficacia.

La mayoría de las contraindicaciones del café se deben a su contenido en cafeína. En consecuencia, para aquellos que no quieran renunciar al café, tomar café descafeinado puede ser una opción muy gratificante.

Conclusión

El café es un estimulante que ha sido objeto de varias investigaciones para evaluar si tiene consecuencias beneficiosas o perjudiciales para la salud.

Para tantos defensores como detractores, es imposible decir si la ingesta de café está prescrita de forma individual, ya que sus resultados vienen determinados por variables tan personales como la forma física, la edad y las preferencias de cada uno.

Sin embargo, parece que la cafeína en las cantidades prescritas puede ser útil para las personas más sanas. Tener en cuenta el estado de salud actual y emplear el sentido común son las claves para decidir si es o no un líquido que se debe consumir a diario.

Deja una respuesta

You have to agree to the comment policy.