Saltar al contenido
Los MEJORES TOPS

10 Remedios Caseros para Quitar el Dolor de Muelas

¿Hay algo más desagradable que tener un dolor de muelas? Desde luego, hay pocas molestias típicas que sean tan molestas.

El aspecto más duro es que suele empeorar con el tiempo, nunca desaparece por sí solo, lo que puede resultar insoportable. La sensación es paralizante e influye en muchas facetas de la vida cotidiana, como la capacidad de funcionamiento y el estado de ánimo.

Es posible que ahora mismo estés luchando por ello y hayas venido aquí en busca de ayuda.

Pero, en este post, encontrarás detalles fiables y contrastados sobre sus posibles desencadenantes, los remedios caseros para eliminarlo o aliviarlo y la prevención. Pero, ten en cuenta que, aunque podamos aliviar temporalmente tu dolor, debes acudir a tu dentista tan pronto como sea posible para una mejor evaluación y atención.

Qué es el dolor de muelas

El dolor es una indicación de socorro del sistema nervioso de que algo va mal.

Cuando te duele una muela, la molestia se expresa en el oído, las encías o el nervio del propio diente. Puede ser un dolor, un hormigueo, un pinchazo o una irritación que aparece y desaparece como reacción a un estímulo (por ejemplo, la comida o la bebida) o que es permanente.

¿Cuáles son los signos y síntomas? La inflamación de las encías, los tejidos y la mucosa oral, la dificultad para masticar o tragar, la supuración con mal sabor, la fiebre, el dolor o incluso el dolor de cabeza son síntomas de la inflamación de las encías, los tejidos y la mucosa oral. La sensación suele ser potente, punzante y duradera.

Las fuentes más importantes de dolor de muelas son las siguientes:

  • La presencia de caries.
  • La expansión de las piezas dentales.
  • Los traumatismos en los dientes.
  • La gingivitis y el trastorno periodontal causados por el sarro.
  • Algunas enfermedades de la boca.
  • El bruxismo es una condición en la que la persona rechina los dientes.
  • Mordida atípica.
  • Molestias en el oído.
  • La sinusitis es una dolencia común que afecta (infección de los senos).

10 remedios caseros para el dolor de muelas

Como ya hemos dicho, esta dolencia requiere un tratamiento dental urgente, pero ¿qué hacer hasta la cita? La respuesta más frecuente es dirigirse a la farmacia en busca de analgésicos que alivien o calmen el dolor de forma fácil y eficaz.

Sin embargo, te proponemos que consideres alguno de los tratamientos anteriores antes de automedicarte a la ligera. Puedes crearlos en casa con productos que seguramente ya tienes a mano y que además son muy baratos.

¿Qué necesitas? ¿Cómo hay que usarlo?
ajo
Ajo
Partirlo por la mitad y presentarlo de inmediato. El ajo es el antibacteriano natural más seguro, aunque debe consumirse totalmente crudo para beneficiarse de sus propiedades.
hielo
Hielo
Las compresas sólo pueden aplicarse en la frente, no en el interior de la boca. El frío actúa como antiinflamatorio, además de adormecer las molestias y las palpitaciones.
agua con sal
Sal y agua tibia
La zona problemática se desinfecta y alivia combinando los dos productos y aclarando. Es importante que el agua esté tibia y no fría o al vapor.
whisky
Whisky
Utilizar una pequeña cantidad para enjuagar los dientes. Los efectos antisépticos del etanol pueden ayudar a desinfectar y relajar. También pueden utilizarse licores de alta graduación (tequila, vodka, etc.), pero el alcohol nunca puede utilizarse con fines médicos.
té negro
Té negro
A temperatura ambiente, coloque la bolsa de té hirviendo directamente sobre la región a tratar. El ácido tánico, presente en el té negro, sirve como analgésico y antiinflamatorio en procesos infecciosos.
vinagre de manzana
Vinagre de manzana
Con un bastoncillo de algodón empapado o una torunda de algodón, presione suavemente la región. El vinagre es una alternativa ideal al peróxido de hidrógeno y es muy eficaz para minimizar la hinchazón.
clavos de olor
Clavos de olor
Machaca una o dos y ponlas en la región infectada con precaución. También puede utilizarlas para crear una inyección y usarla como enjuague bucal. El eugenol, el componente activo, es un sedante normal.
perejil
Perejil
Puede beneficiarse de los beneficios del alto contenido en hierro masticándolo muchas veces al día. Asegúrate de que es nueva y está bien lavada, y luego escúpela.
aloe vera
Aloe Vera
Una vez extraída la pulpa, se frota suavemente contra las encías doloridas. Ayuda a reducir la inflamación y las molestias. También tiene poderes calmantes adicionales.
limón
Limón
Se exprime, se aromatiza con una pizca de sal y se frota directamente en la zona dolorida. Tiene propiedades antisépticas y antiinflamatorias.

Estos tratamientos son compatibles entre sí, por lo que puede probar unos cuantos antes de encontrar el que le convenga. Lo que necesitarás es un poco de diligencia y quizá algo de ayuda en la planificación.

Al mismo tiempo, es necesario recordar que sólo son temporales. No pueden curar y sólo abordan los signos en lugar de la fuente del problema.

Falsos mitos de cómo aliviar el dolor de muelas

Y el pensamiento tradicional puede ser erróneo en ocasiones. Por eso queremos informarle sobre estas pautas que circulan habitualmente y que sólo sirven para agravar el problema en lugar de aliviar el dolor:

  1. La aspirina. A pesar de lo que dicen muchos ciudadanos mal informados, esta conocida píldora no es la panacea de todos los males. El ácido acetilsalicílico, un potente anticoagulante, es el principio activo de la aspirina. Al tomarla, agravamos una hemorragia actual o iniciamos una hemorragia que no se ha producido antes.
  2. Agua oxigenada. Aunque el peróxido de hidrógeno es un importante antiséptico, desinfectante y antimicrobiano, también es perjudicial cuando se ingiere. Por ello, se desaconseja su ingesta.
  3. Hielo. Como ya se ha dicho, el frío se puede propagar a menudo de forma indirecta, en la mejilla, y cubierto con paños protectores de la piel. El hielo directamente sobre la piel provoca quemaduras en los tejidos, calambres extremos y aumento de la sensibilidad.

El mejor remedio para el dolor de muelas: la prevención

No es ninguna broma que gran parte de los problemas que inducen al dolor de muelas están causados por una higiene bucal inadecuada.

Un régimen de higiene bucal saludable incluye una mezcla de lo siguiente

  • Cepillarse los dientes: Los médicos recomiendan cepillarse los dientes al menos dos veces al día durante dos minutos por periodo. El que se realiza justo antes de acostarse es crucial. Se aconseja utilizar un buen cepillo de dientes eléctrico y prestar atención a la pasta de dientes que se utiliza, ¡porque no todas las pastas de dientes son iguales!
  • Enjuague bucal es un movimiento esencial que a menudo se pasa por alto. Elimina las bacterias en lugares en los que el cepillo de dientes no puede penetrar, evita el crecimiento de la placa y te proporciona un aire nuevo y limpio.
  • Usa el hilo dental o, mejor aún, un sistema de irrigación: Este aparato compacto, sencillo y fácil de usar merece la pena. Elimina eficazmente todos los residuos interdentales, incluso por debajo de la línea de las encías, por lo que es el producto estrella para prevenir la formación de sarro, que es uno de los principales desencadenantes del dolor de muelas.

Sugerencia
La vigilancia constante ayudará a escapar de problemas mucho más complicados de tratar. Recuerde a menudo que necesitamos una buena salud dental todos los días de nuestra vida.

Recomendaciones antes de ir al dentista

Lo primero y más importante es no asustarse. Ponte en contacto con la consulta del dentista para recordarles lo que ocurre. Es muy probable que te den cita pronto.

Mantén una dieta equilibrada mientras esperas. Sólo se recomiendan alimentos suaves y fáciles de masticar y, por supuesto, nada dehigiene dental bebidas calientes o frías. Está prohibido fumar y consumir azúcar.

Mantenga su régimen de higiene bucal en medio de las molestias; tenga cuidado de no dañarse más.

Recuerde apoyarse en el lado opuesto mientras está sentado para evitar añadir presión. Si tiene dificultades para relajarse, considere la posibilidad de hacer algún tipo de ejercicio moderado. En estas condiciones, el yoga es ideal, pero resiste las posturas de inversión (es decir, en las que la cabeza queda por debajo de la altura de la cadera).

Por supuesto, debes seguir cualquiera de los remedios caseros que hemos sugerido para aliviar el dolor.

Insistimos una vez más en que, si aparecen los signos, los trates con seriedad y acudas al médico. Sobre todo, no esperes: el tiempo es un elemento crucial para tratar y evitar que las afecciones bucales más comunes vayan a más. Es ineficaz tratar las molestias sólo cuando se producen.

Si has vuelto a la normalidad, intenta seguir las instrucciones de limpieza al pie de la letra: reducirás en gran medida el riesgo de sufrir otro dolor de muelas.

Deja una respuesta

You have to agree to the comment policy.