Saltar al contenido
Los MEJORES TOPS

Los 10 Mejores Robots de Cocina de 2021 – Comparativa y Guía de Compra

Pensando en esas recetas de cocción lenta, a todos se nos hace la boca agua: platos de cuchara, guisos de la abuela, guisos que pasan horas en el fogón… Y sí, todo eso está bien, pero a la hora de la verdad, no hay nadie que pueda sentarse toda la mañana a ver las lentejas o a hacer guisos de antaño. Para eso, no hay necesidad.

¿Por qué, si una olla exprés le ayuda a conseguir el mismo efecto?

Al final, se trata de esa olla que minimiza el tiempo de cocción como por arte de magia, y que te ayuda a disfrutar de todos esos platos que de otro modo sólo comerías en restaurantes, o cuando te vas de vacaciones a la ciudad. Llámela olla rápida, olla a presión, olla al vapor, olla exprés…

Además, es muy fácil utilizar un horno exprés. La tecnología ha avanzado desde los tiempos de nuestras abuelas y tanto la protección como el rendimiento son mucho, mucho mayores. Por eso es un buen momento para redescubrir los menús de toda la vida y colocar en nuestra cocina una olla exprés de última generación.

Estos son las mejores ollas express que existen, según nuestro equipo de críticos. Cualquiera de ellos es una gran inversión, pero busque primero para asegurarse de que se adapta a sus necesidades personales….

1. WMF Perfect Plus

Dos tamaños de ollas a presión para cocinar varios tipos de platos a presión.

Capacidad: 3, 4.5 y 6.5 L

Diámetro: 22 cm

Salida de vapor: vertical

Niveles de presión: 2

WMF Perfect Plus
 Ver precio

Si utiliza mucho la olla a presión, comprar un paquete que le permita utilizar la tapa a presión para diferentes tipos de recipientes es una opción inteligente.
Este es el caso de la WMF Ideal Plus, que incluye un cuerpo de 6,5 l y otro de 3 l (también hay una versión de 4,5 + 3 litros). Es decir, elegir una olla alta y otra baja en función de lo que vayas a servir.

Están fabricadas en acero inoxidable 18/10 pulido Cromargan. Se adaptan a todo tipo de cocinas, incluidas las de inducción, con una base conductora del calor (patente universal TransTherm).

Fabricado en material sintético, el sistema de presión está en el mango. Las juntas protegen tanto la válvula de seguridad como el indicador de cocción, impidiendo que el vapor los raye y los ensucie. Para un lavado rápido, el mango puede separarse de la tapa.

Aunque es bastante estable, el sonido y la vibración son audibles en actividades estresantes, incluso desplazando la jarra y el tapón dosificador. También es necesaria cualquier adaptación técnica, que puede ser un reto para los consumidores más analógicos.

Los indicadores señalan dos posibles niveles de cocción: 110° para tomates, pescado o pollo en el primer anillo naranja, y 119° para carne y alimentos más duros en el segundo anillo. Y para advertir de la tensión residual, también hay un indicador amarillo. Una pestaña para abrir y cerrar es accesible a ambos lados del pomo, permitiendo la salida del vapor.

El modelo WMF Ideal tiene las mismas funciones que éste, con pequeñas diferencias de configuración, si no se trata de la mezcla de dos ollas.

Pros
  • La limpieza es aún más sencilla gracias al mango extraíble.
  • Sacará más partido a su olla a presión utilizando dos tamaños de olla.
Contras
  • El precio. WMF es un producto maravilloso y vale la pena.

2. WMF Perfect

Una olla grande que durará mucho tiempo en tu cocina.

Capacidad: 2.5, 3, 4, 5 y 8.5 L

Diámetro: 18-22 cm

Salida de vapor: vertical

Niveles de presión: 2

WMF Perfect
 Ver precio

Hay dos cosas por las que la empresa alemana WMF es conocida: sus cuchillos y sus utensilios de cocina. Así que no es de extrañar que las ollas rápidas sean cómodas, sencillas y resistentes de usar. «El modelo WMF Ideal es el clásico de la marca: la tradicional «olla de toda la vida».

6,5 litros es el modelo que sugerimos, más que suficiente para hacer los platos tradicionales de la olla a presión: legumbres, guisos, caldos, etc. Platos consistentes que se preparan en grandes cantidades en general. Pero también puede pedir varios modelos de 2,5 a 8,5 litros. El tamaño del recipiente varía en este caso, pero la tapa sigue siendo la misma (excepto en el modelo más pequeño, con un diámetro menor).

La olla está hecha de acero inoxidable 18/10, y tiene una base adecuada, como la inducción, para todo tipo de cocinas. Además, cuenta con un etiquetado interno para que nunca se llene la olla demasiado y no se entorpezca el buen funcionamiento del sistema.

Para un lavado rápido, la tapa tiene un asa extraíble, y puedes elegir entre dos etapas de cocción. Cuenta con un mecanismo de protección, por supuesto, y un sistema progresivo de salida de vapor.
Aunque el fabricante sugiere retirar el asa y la junta de cocción de la tapa, que son las partes más delicadas y necesitan cierta limpieza, la olla puede introducirse en el lavavajillas.

La WMF Great, sólo que con un aspecto mucho más clásico, es esencialmente la misma que la WMF Perfect Plus. Lo mejor es que todos los estilos son compatibles, lo que significa que la tapa de uno y el bol del otro pueden mezclarse libremente.

Pros
  • Valor en una maceta que va a durar varios años.
  • Para la cerámica de vidrio, la base va muy bien.
Contras
  • Oh. El precio. No es uno de los menos costosos.

3. Monix Selecta Duo

Para los amantes de la comida rápida que tienen mucha mano en la cocina.

Capacidad: 4, 6, 7 y 9 L

Diámetro: 22 cm

Salida de vapor: horizontal

Niveles de presión: gradual

Monix Selecta
 Ver precio

La Monix Selecta se presenta como una olla súper rápida dentro del catálogo de ollas a presión Monix.
La razón es que el modelo Selecta tiene un selector gradual que le ayuda a controlar la presión y la forma de cocción a su gusto, mientras que la mayoría de las ollas a presión típicas tienen dos ajustes de presión.

Es lo que llaman el método Pick & Cook, que consiste esencialmente en un tornillo que se hace girar hasta encontrar la cantidad perfecta. La máquina es la cosa más fácil del mundo, pero no nos engañemos: es eficiente y da más posibilidades de personalización que la mayoría de las ollas exprés. Algo que la mayoría de los «cocineros» disfrutarían sin duda.

Por otro lado, si no te resulta difícil, puedes elegir modelos como Monix Veloce o Monix Fast.
En esta ocasión, la olla Selecta se ofrece a un precio muy interesante, con dos tamaños de recipiente, de cuatro y seis litros de espacio. Todo en acero inoxidable y apto, al igual que la inducción, para cualquier forma de cocción. Los tamaños disponibles van desde los 4 a los 9 litros si sólo se busca una olla en lugar de dos.

El concepto de la Monix Selecta es original y juega con los colores, gracias sobre todo al hilo que destaca visualmente. A menudo se utilizan pequeños bocetos o símbolos en la tapa, que no sólo facilitan el trabajo de la olla, sino que añaden una nota desenfadada al estilo.

Pros
  • Excelente relación calidad-precio
  • La opción de cambiar la presión ayuda a personalizar el proceso de cocción.
Contras
  • El paradigma no deja indiferente a nadie: o lo amas o lo odias.

4. Kuhn Rikon Duromatic

Un contenedor exprés a la antigua usanza con nuevas tecnologías.

Capacidad: 2.5, 3.5, 4, 5, 6, 7 y 8 L

Diámetro: 20-22-24 cm

Salida de vapor: horizontal

Niveles de presión: 2

Kuhn Rikon Duromatic
 Ver precio

La Kuhn Rikon Duromatic recuerda estéticamente a las antiguas ollas exprés, aquellas que las abuelas utilizaban atornillándolas.
Pero ahí se acaban los paralelismos, porque lo cierto es que a baja presión o a cocción rápida a alta presión, esta olla ayuda a una cocción suave. Es decir, funciona como una olla exprés estándar.

Y todo ello sin necesidad de que funcione básicamente ningún botón, ya que la propia cocina lo hace casi todo por sí sola: el bloqueo de seguridad es automático y sólo hay que esperar a que suba el indicador central para elegir la forma de cocción. Para controlar el exceso de tensión, también contiene un triple cierre de seguridad.

La base Superthermic está construida para todas las formas de cocción y distribuye el calor por igual y conserva el sabor y las características de los alimentos.

Este estilo cuenta con asas cortas a ambos lados de la olla, pero para cocinar a presión en ella se puede optar por un modelo con asa y montarlo también en una sartén del mismo nombre, obviamente. Los tamaños disponibles van de 2,5 a 8 litros.

En resumen: una olla a presión de fabricación suiza que funciona como un reloj, por supuesto.

Pros
  • Es realmente fácil de usar, pero hay que cogerle el truco si estás acostumbrado a las convencionales.
  • Y aunque se está cocinando al vapor, es notablemente silencioso.
Contras
  • Es caro a esa escala en relación con otras marcas.

5. Magefesa Practika Plus Trío

Un pack de ollas rápidas con opción de dos tamaños.

Capacidad: 3.2, 4, 6y 7.5 L

Diámetro: 18 cm

Salida de vapor: horizontal

Niveles de presión: 2

Magefesa Practika Plus Trío
 Ver precio

La marca Magefesa es una de las de toda la vida, casi sinónimo de ollas exprés, que ha sabido reciclar al mercado ollas rápidas y superrápidas a lo largo de los años. Este es el caso de la Magefesa Practika Plus Trio, un pack muy completo para cocinar de forma rápida y segura que dará respuesta a todas nuestras necesidades.

Aunque la palabra «trío» aparece en el nombre, en realidad se trata de un grupo de dos ollas que comparten la misma tapa. Así, sin renunciar a la cocina a presión, podemos jugar con dos tamaños distintos para encadenar preparaciones o guardar la olla directamente en la nevera. Las ollas de 3,2, 6 y 7,5 litros también pueden pedirse por separado si dos ollas le parecen demasiado.

De serie, está fabricada en acero inoxidable y, en función de la presión, la prisa que tengamos y el tipo de alimento que vayamos a preparar, tiene dos fases de cocción.

Dispone de cinco elementos de seguridad para ir sobre seguro: sistema de cierre automático, sensor de presión, válvula depresora de seguridad, válvula reguladora de presión y obturador de la tapa.
En todas las formas de cocción: carbón, eléctrica, vitro e inducción, el fondo termodifusor funciona bien.

Pros
  • El diámetro de 18 cm permite aprovechar las estufas diminutas, ahorrando energía.
  • La mercancía sigue siendo una fuente de fe.
Contras
  • El libro de texto para la formación puede ser más comprensible.

6. Monix Quick

La misma olla a presión con preferencia de dos tamaños diferentes.

Capacidad: Set de 4 y 6 L

Diámetro: 22 cm

Salida de vapor: horizontal

Niveles de presión: 2

Monix Quick
 Ver precio

Por méritos propios, la marca Monix aparece muchas veces en nuestra lista de recomendaciones: ollas exprés consistentes, estables y muy robustas. En una olla exprés, que suele ser casi un objeto de herencia, es natural, pero en el caso de Monix, ciertamente sabemos que estamos comprando algo de naturaleza reconocida.

Este modelo de gama rápida de Monix añade el plus de ser un par de ollas, una de 4 y otra de 6 litros, para que cocinemos en todo momento con la escala que más nos preocupa.

Otras características: acero inoxidable en el cuerpo de la olla, borde difusor, protección para el lavavajillas, dos niveles de presión de cocción y cuatro mecanismos de seguridad, incluido el bloqueo de apertura de la tapa.

La tapa se abre en forma de bayoneta, es decir, con un mecanismo de clic situado en el asa en posición horizontal. Tanto las asas como los pomos son reemplazables y las piezas de recambio están disponibles para ella en la propia marca Monix, insistiendo de nuevo en que se trata de una olla que puede durar varios años, siempre que se maneje adecuadamente.

 

Pros
  • Para un paquete de dos ollas, el precio está realmente bien.
  • Tener recambios originales es realmente sencillo.
Contras
  • Mientras que la Monix Fast es ideal para la inducción, en todo tipo de cocinas, otras versiones como la Veloce tienen Full Induction y dispersan mejor el calor.

7. Elo Praktika XS

Para solteros o familias pequeñas, una taza exprés de tamaño pequeño.

Capacidad: 2,7 L

Diámetro: 18 cm

Salida de vapor: horizontal

Niveles de presión: 2

Elo Praktika XS
 Ver precio

Sólo 2,7 litros es la olla de la Elo Praktica XS, muy lejos de los 5/6 litros habituales en los recipientes exprés.
Estos grandes tamaños responden a la percepción de que la cocina «alta» es una olla exprés, pero lo cierto es que las nuevas versiones son tan rápidas de usar que no hay excusa para no utilizarla todos los días, preparar porciones más pequeñas y comer fresco a diario.

En el interior de la olla hay una marca de nivel que avisa de que no hay que llenar demasiado el baño. Esto es crucial en cualquier olla exprés, pero aún más en una olla de tamaño pequeño en la que hay que aprovechar al máximo todo el espacio disponible: no se cocinará bien si se llena demasiado la olla.

La base cilíndrica utiliza la energía de forma diferente a la de un modelo plano, que responde bien a algún otro dispositivo o a la inducción.

Permite seleccionar entre dos ajustes de presión, como es habitual en este tipo de ollas. Para una apertura rápida, dispone de una sencilla válvula de salida de vapor.

Aunque la marca alemana Elo no es especialmente conocida en España, hay que recordar que tiene casi un siglo de experiencia y ha recibido muchos premios por sus productos en el campo de la innovación.

 

Pros
  • La báscula, fácil de manejar y de guardar.
  • El precio, el tamaño de la mini.
Contras
  • Las instrucciones están incompletas en español.

8. AmazonBasics

Un vaso de vapor de tamaño medio y muy económico.

Capacidad: 6 L

Diámetro: 22 cm

Salida de vapor: vertical

Niveles de presión: 2

amazonbasics
 Ver precio

Con la línea AmazonBasics hace algún tiempo, Amazon se incorporó al mercado de los electrodomésticos: productos sencillos, económicos y con buen funcionamiento.
En este escenario trabajamos con una olla a presión de acero inoxidable, con un proceso sencillo, más que suficiente para preparar las comidas más populares.

Para una familia mediana (3/4 personas), el tamaño es el adecuado. Sin embargo, ya sabes que las ollas a presión no pueden llenarse a tope, así que ten cuidado: aunque el fabricante especifica que la capacidad es de 6 litros, en la práctica no puedes llenar más de 5 recipientes.

El indicador de presión nos indica el grado de cocción en el que nos encontramos (hay dos posibilidades, dependiendo de la dureza de los alimentos y del tiempo que tengamos).
Un aspecto fascinante es que la salida de vapor es vertical, lo que significa que puede ir a la campana extractora directamente.

El mango es ergonómico y tiene un asa muy cómoda con apertura de tijera. Además, es aconsejable meter la olla en el lavavajillas cuando llegue el momento de ordenar la cocina. La tapa es mejor limpiarla a mano por si se estropea (recuerda que, al trabajar con vapor a presión, la seguridad es fundamental en este tipo de ollas).

Por último, hay algo que te encantará. Contiene una vaporera para cocinar verduras con sabores fuertes y de forma segura. No se puede pedir mucho más por esa cantidad.

 

Pros
  • Vaporizador utilizado
  • Para cualquier tipo de cocina, adecuado
Contras
  • Cinco litros de capacidad real es

9. Monix Veloce

Una olla a presión sana y flexible con apertura de tijera.

Capacidad: 4, 6, 7 y 9 L

Diámetro: 22 cm

Salida de vapor: horizontal

Niveles de presión: 2

Monix Veloce
 Ver precio

La olla a presión Veloce es la típica arma de cocina que se convierte en crítica desde el primer minuto, de la mano de una de las marcas más tradicionales, Monix.
Este modelo en concreto tiene una capacidad de 6 litros, más que suficiente para que toda la familia pueda hacer guisos o verduras… o llenar el congelador de tupers para que reparemos la comida de la semana. Pero se puede elegir entre más tamaños, entre 4 y 9 litros.

Está fabricado en acero inoxidable, esmerilado por fuera y esmerilado por dentro. Además, el triple difusor inferior hace que el calor se reparta uniformemente por todo el suelo, con gran eficacia, incluso en la inducción, en todo tipo de cocinas.

El mango en forma de tijera es muy rápido y te ayuda a abrir y cerrar la olla rápidamente. Además, cuenta con un mecanismo de protección que, si la presión del interior es demasiado alta, bloquea la tapa e impide que la abras. También tiene una válvula de seguridad y una válvula de funcionamiento que muestra a cuál de los dos rangos de presión disponibles estamos cocinando.

 

Pros
  • Adecuado para todos los estilos de cocina.
  • La operación es realmente fácil.
Contras
  • El estilo es más bien conservador. Aquí no encontrará creatividad.

10. Bra Vitesse

Para los que quieren ahorrar tiempo, una olla rápida para el día a día.

Capacidad: 4, 6, 7 y 9 L

Diámetro: 22 cm

Salida de vapor: vertical

Niveles de presión: 2

Bra Vitesse
 Ver precio

En el mundo de las ollas rápidas no suele haber grandes variaciones entre los modelos, pero el nombre puede ser un factor decisivo a la hora de decidir el pedido. La propia marca es un punto a favor del caso de la Bra Vitesse, porque tiene la experiencia y la confianza de que lleva más de cincuenta años en el mercado.
La Bra Vitesse es una olla rápida y práctica sin ser de alta gama, que le ayuda a cocinar con dos grados de presión, dependiendo del tipo de alimento que vaya a consumir.

El difusor de triple fondo ayuda a alcanzar fácilmente la temperatura óptima, requiriendo menos energía. También distribuye eficazmente el calor y puede utilizarse en cualquier tipo de cocina.

La cubeta -de entre 3 y 9 litros de distintos tamaños- y la tapa son de acero inoxidable y encajan entre sí con un cierre deslizante que une todas las piezas.

Dispone de tres mecanismos de protección para regular la presión y evitar lesiones, incluido un bloqueo de apertura que impide que la tapa se abra mientras haya vapor en su interior.

Pros
  • La salida de vapor es vertical, por lo que la campana extractora puede centrarse directamente en ella.
  • Proceso sencillo y resultados eficientes.
Contras
  • Algunos consumidores se han quejado de problemas con el dispositivo de bloqueo.

Comparativa de las mejores ollas express

A continuación te presentamos una comparativa de nuestra lista de ollas rápidas, con las características más interesantes que debes recordar antes de elegir.

Recomendaciones y opiniones

Dependiendo del presupuesto que tengas disponible, estas son las versiones que eventualmente recomendamos:

La mejor olla rápida calidad-precio: Monix Selecta Duo

Monix Selecta Duo
 Ver precio

El Monix Selecta Pair combina muchas características con un precio de unos 70 euros, lo que nos convence mucho.
Por un lado, la marca, Monix, es «de toda la vida» y ofrece seguridad y confianza.

Por otro lado, a la hora de cocinar, el pack de dos recipientes nos parece muy práctico, para mezclar uno y otro según el plato que queramos hacer, para encadenar varias preparaciones o simplemente para disponer de una olla de alta calidad donde poder cocinar a fuego lento utilizando el método de presión del otro.

Además, nos gusta mucho que el mecanismo de presión sea incremental, ya que está programado a dos velocidades para la mayoría de las ollas rápidas. Con esta opción podemos controlar mucho mejor la velocidad de cocción.
Es cierto que se necesita algo de experiencia, o al menos algo de tiempo para adaptarse al aparato, pero es difícil volver a la simplicidad de las ollas más sencillas hasta que se le coge el truco.

Quizás lo único que se echa en falta es la salida de vapor vertical, más suave, para poder orientarla directamente a la campana extractora. Aunque es un pequeño detalle, es algo que nos gusta para nuestro gusto.

Por lo demás, a un precio competitivo y económico, la Monix Selecta Duo es una olla a presión práctica y de gran calidad.

Guía para comprar la mejor olla a presión

Es una cocina clásica que mantiene esencialmente el mismo concepto que la que probablemente tenía tu abuela, pero que ha cambiado en las versiones más recientes: cocinar con presión para acortar el tiempo manteniendo el sabor de los alimentos.

Merece la pena redescubrir este estilo de olla, si no lo has hecho antes. Es una forma cómoda de cocinar alimentos nutritivos y de alta calidad, empleando el menor tiempo posible. Los que tienen una olla rápida no conciben la vida sin ella, porque si puedes terminarla en quince minutos, ¿pasarás realmente una hora en la cocina?

Es posible que ciertas personas, por parecerles una amenaza, tengan cierto temor a las ollas a presión. Ambos hemos oído relatos de incidentes domésticos con fines poco satisfactorios.
Pero el hecho es que los requisitos de seguridad son increíblemente altos, y siempre que se respeten las directrices de uso, no hay ningún daño, lo cual es un consejo válido para este producto y para todo lo que se compre.

Más adelante te recordaremos lo que debes tener en cuenta para cocinar con total tranquilidad. Pero antes vamos a intentar responder a una pregunta: ¿qué diferencia hay entre la olla de cocción lenta que eliges comprar y la que había en la casa de tu abuela?

Ollas exprés, ollas rápidas y ollas a presión, ¿son lo mismo?

La teoría en la que se basa su funcionamiento es idéntica: son ollas que recogen el vapor al calentarse y producen una presión que permite que los alimentos se cocinen más rápido y concentren su sabor al calentarse.

 

Como ollas exprés, se identificaron las primeras que salieron al mercado. Tenían un asa a cada lado y había que girar el pomo para que quedara bien cerrada hasta que se colocara la tapa. Se pusieron de moda rápidamente y muchas familias tenían una. Funcionan a altas

temperaturas y tienen una válvula que empieza a girar para liberar el vapor cuando la fricción es adecuada, como si silbara una pequeña locomotora doméstica.
Con diseños similares pero mejorados, este tipo de olla a presión (u olla exprés) se sigue fabricando hoy en día.

Las ollas rápidas, capaces de cocinar a mayor intensidad, fueron el siguiente paso evolutivo. En el otro extremo, tienen un asa y un mango largo en el que encajaría la otra mitad del asa, que está en la tapa. La olla está preparada para encenderse en cuanto se superponen y se oye el «clic».

En las ollas rápidas no hay una válvula giratoria, sino un émbolo que salta cuando la presión del interior es suficiente para cocinar los alimentos. Suelen tener marcas que indican dos grados de presión, uno más bajo para alimentos más susceptibles, como el marisco, y otro más bajo para alimentos más resistentes, como la carne o algunas verduras. Al ser más rápidas que las exprés, los alimentos almacenan mejor los nutrientes y se necesita menos agua para cocinar.

Se puede ver que en el mercado también hay cocinas superrápidas. Así, algunos fabricantes sugieren que su modelo es capaz de conseguir más presión y, por tanto, cocinar más rápido.

Por desgracia, estas nomenclaturas no son muy precisas y pueden diferir de un fabricante a otro; debido a la tensión a la que pueden funcionar, las casas intentan asignar a las ollas un nombre distintivo. En cambio, todas tienen un armazón tradicionalmente de acero inoxidable, con asas de plástico aislantes y un sistema de seguridad de control de la presión.

La consistencia de la marca y la relación de tiempo de cocción, que está directamente relacionada con la presión que puede soportar la olla, son importantes para usted. Esto es lo que le dará la guía del electrodoméstico que está comprando.

Olla rápida: ¿para qué sirve?

Lo cierto es que se puede usar para casi todo, pero es casi más rápido empezar por lo que no se puede hacer con ella: usarla para alimentos que necesitan tiempos de cocción tan breves que ni siquiera merece la pena tener la crock pot. Por ejemplo, la pasta. Necesita tan poco tiempo que es posible que se pase de cocción y no se consiga la textura «al dente».

A partir de ahí, la lista de alimentos y variedades es inmensa y está a disposición de tu propia experimentación.
Además, en la actualidad todas las ollas rápidas están preparadas para cualquier tipo de cocina (aunque conviene comprobar las instrucciones del fabricante), por lo que podrá utilizarla en placas de carbón, vitrocerámica e inducción. Flexibilidad total.

Veamos otras ventajas:

Usted está ganando tiempo.

Este es el atributo básico y la razón por la que lo va a comprar. ¿No le parece increíble poder reducir los tiempos de cocción en un 75%, pero las cifras son variables?

Estás ahorrando energía.

Por el factor previo. Si en lugar de poner la olla al fuego (y quien dice fuego, dice vitro o inducción) durante una hora, puedes tenerla durante quince minutos, es evidente que disminuyes mucho el consumo de energía. Eso lo acabarás viendo en las facturas si lo usas todos los días.

No pierdes sabor ni tierra.

Ya que sacrificas menos nutrientes en el proceso al cocinar rápidamente y con menos agua, de manera que mantienes la calidad de los alimentos para tu familia.

Lo mismo para un chile que para un pastel.

Y aunque los platos de cuchara, con sus simpáticos garbanzos, son lo primero que nos viene a la cabeza, lo cierto es que en la olla rápida se puede cocinar cualquier cosa: carne, marisco, verduras… Hay que hacerse con un recetario decente y empezar a probar.
El mayor descubrimiento, quizás, son los dulces. En la olla rápida funcionan bien todo tipo de flanes, así como las tartas de queso, los tocinillos de cielo y el arroz con leche.

Comprueba cómo con una crock pot clásica se puede trabajar:

Ahora mismo, voy a comprar uno. ¿Qué estoy buscando?

«Va a ser una olla «para toda la vida». Es una maceta casi eterna si la manejas bien y le das el mantenimiento que necesita, así que nuestro consejo es que elijas una marca y un modelo que te convenza, porque no vas a comprar otra en mucho tiempo.

Ten en cuenta estos puntos:

Seguridad

Lo más crítico a determinar es esto. La realidad es que las ollas rápidas que encontrarías en el mercado de la UE están certificadas y tienen unos estándares de protección que las hacen aptas para su venta, aunque pueda haber pequeñas diferencias entre unas versiones y otras. Otra cosa es que compres un aparato por internet del que no sepas exactamente la raíz.

En algunas versiones hay sistemas de protección adicionales. Le indican, por ejemplo, si la temperatura es demasiado alta y crea una presión innecesaria, cuándo puede destapar la olla o le envían una alerta. Algunas versiones tienen un hilo que se retuerce y cambia de color en función de la temperatura. Normalmente refleja una acumulación de presión, ya que se vuelve roja, y seguiría liberándose automáticamente a través de la válvula de seguridad.

Es conveniente que sea realmente consciente del proceso cuando cocine -a menudo, pero sobre todo si utiliza este tipo de olla- para notar cualquier cambio perceptible. El tiempo de cocción es más bien corto, y se insta a prestarle atención. Una olla en el quemador no puede olvidarse nunca.
Si se trata de una marca conocida, si, por ejemplo, desea reparar la válvula o, en el desafortunado caso de que falle, el asa o el mango, es habitual que no tenga problemas para conseguir piezas de repuesto. En cualquier caso, esta opción prolongará notablemente la vida de su olla rápida.

No tendrá ningún problema si respeta las normas del fabricante y su olla rápida pasará varios años trabajando en su cocina.

PRECIO

Es un claro ejemplo de la consistencia de las ollas rápidas. Si en ambas el mecanismo es esencialmente el mismo, ¿por qué unas cuestan más del doble que otras?

Vale, precisamente por lo que estás pensando: el ajuste del sistema de presión, la consistencia de los componentes, la longitud de las piezas…
La lógica hace que seguramente haya una justificación si ves una oferta «demasiado» barata. Evita los chollos a no ser que conozcas el modelo o te fíes del fabricante.

Capacidades

Más que nada, para adaptarse al uso que le vas a dar. Es decir, si sois dos personas en casa a diario, quizá no os compense hacer un modelo XL, ocupando un espacio precioso en la cocina.
Si tu costumbre es cocinar para muchas personas a la vez, es decir, congelar la mitad de lo que has cocinado directamente y tener un stock de raciones en el congelador. Entonces hay que tener en cuenta la escala más pequeña.

Se aconseja que elijas una capacidad acorde con tus necesidades si esta no es tu situación. Los modelos más vendidos son de entre 4 y 6 litros, pero se pueden comercializar modelos domésticos de hasta 10 litros para familias numerosas. No cometas el error de sobrecargarla: no cocinará bien y vas a perder el tiempo, básicamente. Además, en la cocina, la olla puede tener fugas y crear un desastre.

Los extras

Algunas cocinas llevan incorporada una cesta o rejilla para poder cocinar al vapor. Normalmente es extraíble, lo que significa que se puede guardar por separado si no la estás utilizando y no te molestará en tu día a día.

También puedes conseguir versiones que vienen con una olla complementaria de tamaño reducido, pero con el mismo diámetro que la olla principal, para que quepa perfectamente en la misma tapa. Utilizar la olla pequeña en los días en los que tienes que preparar cantidades más pequeñas es bastante práctico.

Consejos de seguridad para usar una olla express

Como ya le hemos dicho, si obedece las indicaciones del fabricante, las ollas a presión, sean del tipo que sean, tienen garantizada su limpieza. Lee atentamente las indicaciones y no improvises «porque así lo he hecho toda mi vida».

Estudie estos consejos por si acaso:

Mantenga la válvula limpia. Es el mecanismo clave de protección, por lo que comienza a liberarse por esa vía si la cocina alcanza la tensión recomendada. Así que es de sentido común: si quieres que la válvula haga su trabajo, después de cada uso, debes limpiarla para que no se acumulen restos de grasa o alimentos.

Nunca llene más de tres cuartos de la capacidad total de la olla. Ya no lo harás cuando la hayas llenado en exceso, y habrás aprendido que la comida no se cocina igual. Pero para un propósito mucho más importante, es esencial: si se llena en exceso, la comida del interior podría obstruir la válvula.

No la expongas a cambios inesperados de temperatura. Sí, esto se aplica a la práctica de sacar la olla del fuego y ponerla bajo el agua fría al instante para bajar la temperatura a la máxima velocidad: despresurizarla con demasiada facilidad no es una idea inteligente. Lo que se sugiere es que, después de que la olla haya perdido toda la presión, repose durante al menos 15 minutos para que se pierda el calor. Luego, poco a poco, la abriremos.

Cambia las bandas por el plástico. Hazlo en cuanto compruebes que le falta elasticidad o se encuentra alguna grieta. Si tiene algún defecto, la goma garantiza la presión, no cocina bien los alimentos.
Con estas señales ya entiendes lo que necesitas saber sobre las ollas rápidas. Anímate a acertar con el criterio y la compra. Es una compañera de cocina que puede durarte toda la vida, bien cuidada y con el mantenimiento adecuado, aunque la uses casi a diario.

Y no podrás sobrevivir sin ella hasta que le cojas el tranquillo.

Puntos a tener en cuenta para elegir un robot de cocina

El robot que satisface todos y cada uno de los elementos de forma satisfactoria, pero no imposible, es difícil de encontrar. Considere lo que es prioritario para usted en cualquier situación y empiece por ahí. Vaya bajando en el orden de elección y siga optando dentro del presupuesto por la opción más completa.

Tipos de robots de cocina

Existen sobretodo dos clases de robots de cocina:

1. Robot de cocina tipo olla preprogramable.

El calor se reparte uniformemente en el interior, de forma ovalada o circular, y ninguna porción de la comida está menos cocinada que las demás. Tienen muchas capacidades, pero su mejor valor es que se pueden configurar con antelación. Es decir, a qué hora quieres que empiece a funcionar, tú lo decides, dejas los ingredientes de la receta preparados dentro y te vas.

Es conveniente que en una sola elaboración que no hay que mirar, el procedimiento esté terminado. Los dos ingredientes se combinan y se preparan a la vez. La función de calentamiento se desbloquea por sí sola cuando se ha completado.

Lo único que hay que hacer es, en la parte superior, lavar la olla. Normalmente, están hechas de aluminio y recubiertas de un material antiadherente que se ve afectado por las grietas y las costosas reparaciones, por lo que se aconseja hacerlo con mucho cuidado.

Incluso, este método de cocción tiene sus inconvenientes. No se pican, mezclan ni rallan estos instrumentos. De manera tradicional, hay que realizar todas las tareas de procesamiento. Es decir, el robot es el principal responsable de cocinar los alimentos ya cocinados de diversas maneras. Y esto reduce la cantidad de recetas que puede elaborar solo con la ayuda de la máquina.

Esta elección es tuya si…
Trabajas fuera y sólo quieres volver a casa y ver a toda la familia esperando para comer (o cenar). Incluso, si te gusta o tienes que gastar tu tiempo en otra dirección, si no quieres ser consciente del aparato en absoluto.

2. Robot de cocina tipo procesador de alimentos.

Robots de cocinaSon más completos y a la vez más costosos que los modelos anteriores. Integran funciones para la producción de alimentos, por lo que no es necesario hacer algo más allá del sistema para ellos. Triturar, amasar, emulsionar… Paso a paso, las recetas se crean a través de las indicaciones guiadas que se encuentran en el recetario, en la app o en el ordenador (que incluso se puede conectar a los propios dispositivos móviles).

Todo está medido en las recetas para que no tengas dudas: las proporciones, los grados, el ritmo adecuado y los minutos exactos de cada preparación.

Cada receta puede constar de muchas preparaciones, por lo que antes de empezar la última es importante que el consumidor se quede en el ordenador. En situaciones en las que los alimentos no se cocinan todos a la vez, es necesario añadir cada uno en el orden correcto.

Cuando vuelva, no dejará de hacerlo y esperará que todo el proceso esté hecho, a menos que se trate de una única misión. Otro punto débil es que una vez procesado, estas dos funciones son más características de los procesadores de alimentos programables por adelantado, no suelen proporcionar el apagado automático o el mantenimiento de la temperatura de los alimentos.

Esta elección es suya si…
Quiere ahorrar tiempo cocinando varias comidas que de otro modo le llevaría toda una mañana. Si también espera un final profesional.

Facilidad de uso

Un buen robot de cocina debe, independientemente de su precio, ser fácil de usar de forma intuitiva. Los paneles de control pueden tener, o ser sólo digitales, secciones analógicas (botones) o digitales (pantallas). Pero no se trata de esto, sino de conocer el proceso.

Pregúntese si cualquiera puede utilizarlo sin problemas, si las instrucciones y los comandos disponibles en su idioma en el programa son sencillos y están disponibles, si los iconos, símbolos y señales luminosas son adecuadamente representativos.

Un «sí» rotundo deberían ser las tres respuestas. Es mejor que sigas buscando si algo falla. Deberías ser capaz de entenderlo fácilmente y sin necesidad de prepararte para aprovechar completamente los atributos de tu robot. Debería bastar con echar un breve vistazo a las instrucciones.

Versatilidad

Robot de cocina amasar

No te dejes llevar por el número de servicios. Esto no hace que uno sea más móvil que otro robot. En realidad, los robots más costosos tienen el menor número de programas automatizados, si se observa la selección.

Las múltiples funciones (batir, hornear, hervir…) se mezclan en varias marcas con todos los ajustes posibles de temperatura, velocidad y tiempo, y así se obtiene un elevado número de programas. Sabiendo esto, puedes echar un vistazo a si ciertas condiciones son flexibles o no. Si lo son, tienes todas las variaciones que quieras a tu lado.

Los procesadores de alimentos del estilo de los procesadores de alimentos son más flexibles, como concepto general. En la gran mayoría de ellos se pueden cocinar dos platos a la vez, y otros llegan hasta cuatro. Esto se hace gracias a los accesorios que se montan verticalmente uno sobre otro, como jarra + vaporizador en dos pisos.

Consejos prácticos para una buena elección

  • El tipo de robot de cocina que necesita es la primera cuestión que debe tener clara: ¿pota programable o robot de cocina?
  • El estilo llama la atención fácilmente, pero no es lo más importante. Elija el robot de cocina que sea muy capaz de ayudarle. Si además es impresionante, ¡mucho más!
  • Hace falta un poco de práctica, como con cualquier ordenador que uses por primera vez. Hay muchas opciones y sólo porque no quieras entender completamente cómo hacerlo, no tienes que limitarte a la normal.
  • El robot es un chef decente, así que eso no significa que tengas que dejar de cocinar. Puedes utilizar el robot para determinadas actividades si te gusta cocinar y te divierte. No hay que hacerlo todo: basta con cortar las verduras, amasar el pan o hacer el arroz. El plato y el ojo profesional son los toques finales que tú pones.
  • El tamaño integrado es reemplazable. Las balanzas impresas y los accesorios de pesaje están integrados en múltiples versiones. En todas las tiendas de artículos para el hogar se puede encontrar una balanza. En resumen, no es un elemento crítico.
  • Lo que es (o puede ser) decisivo es la promesa del productor y/o del vendedor. Antes de finalizar el pedido, infórmate bien.
  • Buscando en Internet tutoriales de recetas, hay cientos de opciones tanto de productos como de estilos. Desde los más sencillos hasta los más complicados, considere explorar.
  • No abandones nunca tu viejo robot de cocina callejero. Llévelo a un punto limpio para recogerlo o concierte una cita con el servicio municipal de limpieza.

Ahora ya sabe lo que necesita saber para encontrar el mejor robot de cocina para usted. Sepa que lo más importante es que se adapte a su estilo de vida y al de su familia: solo así, a la hora de cocinar los alimentos, podrá sacarle el máximo partido y ahorrar tiempo y esfuerzo..