Saltar al contenido
Los MEJORES TOPS

10 Trucos Para la Limpieza del Hogar

Puede que te resulte difícil mantener tu casa limpia y ordenada, o que realmente desprecies las tareas

domésticas.

En cualquier caso, nos gustaría enseñarle a limpiar su casa sin perder mucho tiempo ni dinero.

No sólo obtendrá resultados sorprendentes siguiendo nuestros consejos, sino que también logrará seguridad y bienestar.

Y todo ello sin necesidad de dedicar todo un día de esfuerzo a la limpieza.

10 trucos sencillos para hacer una buena limpieza de casa

“El que más se ducha no es el más limpio, ni el que menos ensucia”, como dice la frase. ¡Eso es exactamente correcto!

Nuestra casa desordenada se convierte en un hogar divertido y confortable mediante sencillos movimientos cotidianos.

¿Quieres saber cómo limpiar fácilmente tu casa?

1. Asegúrate de que los espacios están bien ventilados.

Abrir las ventanas para ventilar la casa es un acto rápido e imprescindible para refrescar el aire del interior y hacer que huela fresco.

Basta con mantener las ventanas abiertas durante 10 minutos. Debe hacerlo cuando haga la cama, se duche o desayune… Así, estarás fomentando la higiene del hogar sin darte cuenta.

2. Haz la cama con regularidad.

Hacer la cama es una tarea sencilla que te llevará apenas 5 minutos de tu tiempo, pero es importante para que tu espacio se vea más limpio y organizado.

Además, cuando te dirijas a tu dormitorio para relajarte después de un largo día de trabajo, te sentirás mejor y sólo tendrás que tumbarte en lugar de tener que arreglar las sábanas antes de dormir.

3. Fregar después de comer

La cocina, junto con el aseo, es el espacio de la casa donde más residuos se acumulan.

Sin embargo, es importante no dejar los platos, las ollas y las sartenes en el fregadero para evitar que se acumule el desorden y los residuos.

Convierta en una rutina el limpiar la encimera directamente después de la comida y mantenerla limpia y ordenada. Esto te ayudará a sentirte más fuerte cada vez que entres en la cocina.

Al fin y al cabo, es algo que tendrás que hacer tarde o temprano. ¡Así que no lo dudes hasta que salgas con los cubiertos o las sartenes!

4. Mantener el frigorífico ordenado

No se trata sólo de una cuestión de limpieza; el estado de tu frigorífico repercutirá en tu bienestar.

Para conseguir un frigorífico impecable, sigue estos pasos:

  • Empieza por tirar algunos artículos que estén caducados o tengan mal olor.
  • Limpia los estantes y cajones.
  • Organice el interior de forma que los artículos más necesarios estén fácilmente visibles.

5. Después de la ducha, seca el baño.

No es necesario fregar el baño todos los días para mantenerlo en buen estado. Los pequeños movimientos, como limpiar las gotas y restos de cal que se han acumulado en el grifo, el ordenador y el espejo, deben hacerse a diario.

Después de ducharse o usar el grifo, utilice un paño de microfibra para secar la mampara y los grifos, y una escobilla de goma para limpiar el espejo. Esta es una forma sencilla de deshacerse de esas molestas degradaciones que hacen que tu baño parezca descuidado.

6. Despeja los objetos que no utilices y colócalos en su sitio.

“Menos es mejor” es un principio que funciona de maravilla cuando se trata de mantener el orden y la limpieza del hogar.

Deshacerse de los objetos, la ropa y los utensilios que no se usan abriría el espacio, permitiendo que esté en su lugar adecuado.

Además, conseguir una habitación transparente te simplificaría mucho la limpieza.

7. Recoge y almacena las prendas

Tener un tendedero doblado en el centro del salón o una montaña de ropa en un rincón de la casa no

contribuiría a la apariencia de orden que necesitamos.

La ropa debe lavarse, secarse y guardarse en el orden adecuado.

También puede evitar las arrugas y las manchas si lo hace en esta secuencia.

Además, recoger y guardar la ropa en los momentos adecuados puede ahorrarte mucho tiempo y evitar que hagas maratones, que ya se sabe que dan pereza.

8. Barre, friega y friega la superficie con regularidad

Barra o barra en cuanto encuentre pelusas revoloteando sueltas por el edificio.

Si tiene un aspirador, utilícelo en lugar de cepillar para evitar que el polvo crezca y caiga sobre sus muebles.

Después de pasar la aspiradora, friegue la superficie para limpiarla y quitar las manchas.

9. Limpie el polvo que se ha acumulado

Otra máxima de limpieza es limpiar el polvo de cualquier rincón de la casa, empezando por arriba y bajando, lo cual tiene sentido. Si aspiras primero las superficies inferiores, el polvo puede acumularse en las superficies ya lavadas mientras limpias el polvo de las regiones más altas.

10. Limpie y cambie regularmente la tapicería, las cortinas, las sábanas y la ropa de cama

No sólo hay que cambiar las sábanas a diario, sino también las cortinas y las fundas de los sofás y cojines, que deben lavarse con regularidad:

  • Las sábanas podrían lavarse con más regularidad, una vez a la semana como mínimo.
  • Las cortinas deben limpiarse cada dos o tres meses. Suele ser una práctica inteligente limpiarlas a diario para mantener el desorden a raya.

Cosas necesarias para limpiar la casa

Es una buena idea tener todo el equipo y los suministros de limpieza que vas a necesitar antes de empezar a limpiar:

  • Para los suelos, utiliza una escoba y un recogedor para un simple fregado, una aspiradora para una limpieza más profunda y una fregona para los suelos de madera.
  • Para los muebles y las paredes, utiliza trapos o paños, un plumero y artículos de limpieza propios de cada suelo.
  • Para la ducha, guantes especiales, estropajo y toalla, cloro u otro líquido desinfectante para el inodoro, cepillo y materiales avanzados para superficies esmaltadas y azulejos.
  • Para la cocina, hay guantes, estropajos y paños diseñados específicamente para esta zona de la casa, así como artículos de limpieza para los fogones y el frigorífico, un lavavajillas y un cubo de basura.

Consejos de limpieza que pueden ahorrarte dinero

Ya sabes cómo limpiar y qué cosas vas a necesitar. Utiliza estas ideas para que la limpieza sea menos molesta y más divertida.

Evitar los maratones de limpieza

Si piensas limpiar tu casa, no lo hagas todo en un día, ni siquiera un par de horas seguidas, porque te agotará

y hará que lo odies aún más.

El método 10/20 de Rachel Hoffman (veinte minutos de limpieza seguidos de diez minutos de descanso) es una forma brillante de empezar a limpiar sin agotarse.

Haz un poco al día y notarás que tu casa estará ordenada antes de que te des cuenta.

Ten a mano el material de limpieza

Si tienes todos los elementos y materiales necesarios para limpiar, puedes ahorrar mucho tiempo y esfuerzo.

Empieza por la zona más difícil de limpiar

Ya que de esta manera será menos trabajoso. Empieza por el espacio más grande, el que has estado posponiendo la limpieza o el que está más sucio. El argumento es que no te sientas estresado o cansado cuando hayas terminado. Deberías ordenar y poner cada cosa en su sitio al mismo tiempo que barres.

Limpiar de arriba a abajo

Este consejo se refiere a quitar el polvo, limpiar los armarios y vivir en un edificio de dos pisos. Así evitará que la suciedad de las capas superiores se acumule en los niveles inferiores.

Convierte en una rutina colocar todo a su sitio.

Mantendrás el orden si conviertes en una rutina el devolver todo a su sitio en cuanto dejes de usarlo. La limpieza será más suave y rápida y los dos espacios estarán abiertos.

Tira todo lo que no necesitas

Acumular objetos, documentos, ropa… es algo habitual que no sirve para nada. Sólo están ahí para ocupar espacio y aumentar el desorden, así que lo que no usamos habitualmente parece acabar en el cajón de los descartes.

Quitar las manchas rápidamente

Si espera a que se sequen, tendrá que gastar más tiempo, dinero y bienes que si las elimina ahora mismo. Esto sólo le llevará un par de minutos, y habrá eliminado la mancha con relativamente poco esfuerzo.

Guarda la ropa de temporada

Este es el método más eficaz para mantener los armarios ordenados. Tendrás un armario despejado y podrás ver la ropa que necesitas fácilmente.

Divide el planchado en varias sesiones

Te ahorrarás planchar varias prendas si doblas la ropa nada más sacarla del tendedero. Deja de acumular un gran número de prendas para planchar, aunque sea necesario, plancha en muchos turnos para que no se haga tedioso.

Conclusiones

La limpieza de la casa es una responsabilidad que todos hemos ido posponiendo durante mucho tiempo. Se nos hace un mundo cuando nos ponemos manos a la obra y no tenemos ni idea de por dónde empezar.

¡No te alarmes! Es fácil mantener el orden en nuestras casas con un poco de determinación, tiempo y prácticas saludables.

Si quieres seguir nuestros consejos…

Deja una respuesta

You have to agree to the comment policy.

veinte − 14 =